PLATAFORMAS EDUCATIVAS



Mónica MaríaAgudelo B.
Ingeniera de Sistemas
U. de A.
Licencia


Definición

La implementación de una plataforma educativa para la administración de cursos permite la autonomía de producción y publicación en la red de recursos y contenidos por parte de los participantes. El docente, teniendo en cuenta los objetivos educativos, autónomamente y con la posibilidad de editar en cualquier momento pone a disposición de sus estudiantes mediante alguno de los recursos ofrecidos por la plataforma: el programa del curso, contenidos o unidades temáticas (expuestos en textos, hipertextos, presentaciones, animaciones, videos…), actividades, bibliografía y evaluación. De manera análoga, con otro nivel de autonomía, el estudiante puede acceder a los contenidos y al desarrollo de las actividades propuestas.

Las plataformas educativas permiten estimular la idea de cooperación y de interacción, como aspectos centrales del proceso de aprendizaje y enseñanza, mediante el uso de herramientas colaborativas que favorecen la adquisición de aprendizajes significativos en los estudiantes y que al mismo tiempo afianzan en los docentes prácticas de enseñanza mediadas por las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).


¿Qué aplicación tienen las plataformas educativas?

Existen, al menos, dos aplicaciones: la primera, para educación a distancia, cuando el proceso educativo no es presencial. Y una segunda aplicación, como ayuda a la clase presencial, empleada para apoyar al docente en los encuentros y para complementar el estudio y actividades académicas de los estudiantes fuera del aula.

Recientemente, las plataformas educativas se vienen utilizando también para generar espacios de discusión y construcción de conocimiento por parte de grupos de investigación o para la implementación de comunidades virtuales y de práctica o redes de aprendizaje por parte de grupos de personas unidos en torno a una temática de interés.



Clasificación


Los sistemas de gestión de contenidos (Content Management Systems o CMS) son aplicaciones que se utilizan principalmente para facilitar la gestión de páginas Web, sitios Web o portales, ya sea en Internet o en una intranet. También son conocidos como gestores de contenido web (Web Content Management o WCM). Estas herramientas permiten crear y mantener páginas Web con facilidad, confiriendo al usuario o al autor la autonomía y permisos necesarios para realizar trabajos que hasta hace poco estaban en manos de los administradores de los servidores Web.

El e-Learning tiene unas necesidades específicas que un CMS general no siempre cubre, o si lo hace, no da las mismas facilidades que una herramienta creada específicamente para la función educativa, por tal motivo en los entornos de aprendizaje se usan los LMS y los LCMS…


Los sistemas de gestión de aprendizaje (Learning Management Systems o LMS) son aplicaciones Web que proveen las funciones administrativas y de seguimiento necesarias para posibilitar y controlar el acceso a los contenidos, implementar recursos de comunicaciones y llevar a cabo el seguimiento de quienes utilizan la herramienta. En general, los LMS facilitan la interacción entre los docentes y los estudiantes, aportan herramientas para la gestión de contenidos académicos y permiten el seguimiento y la evaluación. Es decir, facilitan la “simulación” del modelo real en el mundo virtual, por lo que también se les conoce como Virtual Learning Environment (VLE).

Ya hemos visto que los LMS son diferentes a los CMS, tanto por el objetivo como por las características, pero las exigencias del proceso educativo han generado la integración de las dos herramientas. Nace un nuevo concepto: los sistemas de gestión de contenidos para el aprendizaje (Learning Content Management Systems o LCMS).


Los sistemas de gestión de contenidos para el aprendizaje (Learning Content Management Systems o LCMS) son LMS que permiten la gestión de contenidos. Entendiendo por gestión de contenidos el proceso que va desde la creación de un objeto de aprendizaje (OA), que es la unidad mínima de contenido, hasta su publicación y seguimiento.

Los LCMS fueron diseñados para satisfacer los siguientes requerimientos:


Se estima que a futuro dispondremos de grandes cantidades de OA “prefabricados” almacenados en bancos -entre otras cosas porque cada día disponemos en el mercado de nuevas herramientas de diseño y desarrollo de contenidos para ayudar a “desarrolladores no expertos”-, para asegurar una efectiva administración de los OA, es decir para facilitar su búsqueda, localización y ensamble para la construcción de nuevos cursos, esos OA deberán cumplir con estándares que garanticen su interoperabilidad y reusabilidad. Veamos que son los estándares.



Estándares

Para la Internacional Standards Organization (ISO) un estándar es: “Un acuerdo documentado sobre especificaciones técnicas u otros criterios precisos para ser utilizados consistentemente como reglas, guías, o definiciones de características, para asegurar que materiales, productos, procesos y servicios se ajusten a sus propósitos”.

En otras palabras: un estándar es un acuerdo para hacer las cosas de una sola forma y que dicha forma asegure la funcionalidad y homogeneidad del producto, proceso o servicio. Esa homogeneidad respecto a otros de su misma naturaleza permitirá el intercambio y la adaptación de dicho producto, proceso o servicio en cualquier entorno compatible con el estándar determinado.


Existen organismos acreditados o cuerpos de estandarización para analizar, procesar y aprobar estándares. Los más conocidos son ISO y el Institute of Electrical and Electronics Engineers (IEEE). Sin embargo, no todos los estándares en uso están certificados u acreditados por estas instituciones. Situación que da lugar a la existencia de tres tipos de estándares: de facto, de jure y propietarios.

Estándares e-Learning

Actualmente tenemos dos hechos importantes con respecto al e-Learning: la demanda de formación en línea es cada vez más crecientes y los costos de producción de material educativo son cada vez mayores. Debido a esto, comienzan a surgir varios interrogantes: ¿Cómo combinar y reutilizar materiales educativos de distinto origen? ¿Cómo crear contenidos intercambiables y reutilizables fácilmente? ¿Cómo asegurar que las inversiones tecnológicas y de desarrollo en e-Learning no se hagan obsoletas rápidamente? Intentando solucionar estos problemas surgen los estándares para e-Learning y los consorcios encargados de emitirlos y difundirlos.

Los consorcios IMS o AICC tienen estándares que ya están siendo utilizados en desarrollos de plataformas educativas y contenidos. No obstante, el liderazgo se lo lleva la ADL (Advanced Distributed Learning) que combina las especificaciones de los consorcios mencionados y lanza un modelo de referencia llamado SCORM.

SCORM ha tenido gran difusión y ha sido probado en OA y en plataformas educativas, esperando que entidades como ISO o IEEE aprueben dicha iniciativa y la transformen en estándar.



Referencias


Robertson, J. So, what is a content management system? [en línea]. Step Two, 3 junio 2003 http://www.steptwo.com.au/papers/kmc_what/index.html [Consulta: agosto 2006]

Rhyno, A. The Ten Commandments of Content Management [en línea]. Usr/lib/info, 18 febrero 2003 http://doi.contentdirections.com/mr/greenwood.jsp?doi=10.1336/159158065X [Consulta: agosto 2006]

Nielsen, J., Usabilidad. Diseño de sitios web, Madrid, Prentice Hall, 2002.

Fraser, S. Real World ASP.NET: Building a Content Management System, Apress, 2002.