Escenarios educativos y sistemas e-learning

Resumen

El paso hacia una sociedad del conocimiento ha implicado la transformación de cómo se trabaja, se vive y se aprende. Esto implica el desarrollo de habilidades y herramientas que facilitan la adaptación a las nuevas condiciones económicas, políticas, sociales, estilo de vida de los individuos y requerimientos de capacitación constante. Los entornos de aprendizaje en línea (e-learning), basados en redes de aprendizaje colaborativo, han contribuido en gran medida a la transformación de los métodos de enseñanza, dando prioridad a los procesos de comunicación, búsqueda de contenido relevante y creación de comunidades con objetivos comunes.

En un primer momento, este artículo hace una revisión al término de e-learning y presenta en orden las etapas de su desarrollo, definiendo los sistemas que condujeron a las plataformas con las que actualmente se cuenta. Posteriormente se hace referencia a los Entornos Virtuales de Aprendizaje con el objetivo de pasar a la definición de los diferentes tipos de Massive Online Open Courses (MOOC). [1]

Palabras clave: Virtualidad, MOOC, e-learning, entornos de aprendizaje, formación, educación virtual.

Con el desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), y el cada vez más extendido uso de las mismas para fines educativos, han sobrevenido nuevas metodologías y escenarios que hacen posible una transformación en la cual el estudiante ocupa un lugar central en el proceso de enseñanza. El  aprendizaje apoyado en las TIC se denomina e-learning.

Boneu (2007), afirma que un sistema e-learning, debe contar con tres elementos:

Plataforma Aprende en línea

Sincrónicos (en tiempo real, como chats y videoconferencias) o asincrónicos (correo y foros entre otros).

Plataforma Aprende en línea

O software de servidor que se ocupa de la administración de todos los servicios ofrecidos como gestión de usuarios, comunicaciones y cursos.

Plataforma Aprende en línea

O courseware, material de aprendizaje brindados al estudiante.


Los entornos de aprendizaje en línea están diseñados teniendo en cuenta las necesidades de los usuarios,  los objetivos de aprendizaje y la tecnología disponible. Pueden servir para complementar el proceso de aprendizaje en los sistemas de educación formal y no formal, mediante el intercambio de experiencias y conocimientos, la colaboración y creación de grupos de trabajo, así como la obtención de apoyo de otros miembros de la comunidad y la existencia de posibilidades de autoevaluación. En estos entornos, los participantes encuentran servicios de apoyo relacionados con sus necesidades de aprendizaje, sus competencias y su comportamiento colectivo (Sloep y Berlanga, 2011).

Para tener en cuenta

Haciendo un poco de historia, cabe añadir que los sistemas de e-learning evolucionaron a partir de los sistemas de gestión de contenidos CMS (Content Management System), el cual es un software utilizado para la gestión de contenido web, bien sea en Internet o en una intranet. En el caso del e-learning la gestión está centrada en los procesos de enseñanza y aprendizaje a través de:

A continuación se describen las etapas que han dado lugar a la aparición de los sistemas e-learning que conocemos actualmente (Boneu, 2007):

Plataforma Aprende en línea
Figura 1. Etapas sistemas E-learning

Es importante señalar que la colaboración entre usuarios y la posibilidad de participar en la elaboración conjunta de contenidos, publicación de información, gestión logística del espacio y seguimiento al estudiante, han sido los factores determinantes en la evolución de las plataformas utilizadas en la enseñanza apoyada con TIC, hasta llegar a las herramientas actuales.

Tenga en cuenta que:

Las plataformas educativas permiten al docente, crear, publicar y administrar contenidos, mediante el uso de utilidades y recursos informáticos para que sean aprovechados por los estudiantes, quienes a su vez, interactúan y cooperan en un Entorno Virtual de Aprendizaje.

Entornos Virtuales de Aprendizaje

El concepto de conectividad, desarrollado por Siemens y que al que se hará mención más adelante, es un aspecto clave en la producción de conocimiento. El hecho de que las personas puedan formar redes de aprendizaje, implica que el conocimiento personal se encuentre constantemente retroalimentado por los aportes del entorno y hace más fácil la actualización constante (Gros, 2015).

Los nuevos espacios propios de la sociedad actual, implican la eliminación de los “muros del conocimiento”, favoreciendo la capacidad de los individuos para participar activamente en el proceso de aprendizaje. Esto implica que se diseñen espacios en los cuales las personas establezcan redes y comunidades de aprendizaje que les permitan atribuir significado a las experiencias, recursos y datos.

Es así como el conocimiento ha dejado de ser una verdad inmutable, y ha adquirido un nuevo sentido en el que el dinamismo y la producción conjunta son fundamentales. La concepción constructivista según la cual la construcción del conocimiento está permeada por el medio social y las subjetividades, hace que se generen culturas de aprendizaje caracterizadas por su permeabilidad a aportes de los usuarios quienes determinan las tendencias de uso, la incorporación de nuevas ideas y tecnologías (Gros, 2015).

Importante

Por lo anterior, se puede afirmar que el conocimiento es construido a partir de los aportes de los usuarios de una red de aprendizaje, y está permeado no solo por la cultura, sino que viene cargado de un sinnúmero de matices producto de las vivencias individuales dependientes del contexto a lo largo de la vida misma.

Adicionalmente, hace referencia al carácter “ubicuo” de los espacios virtuales de aprendizaje, lo que permite que estos sean flexibles y adaptables al continuo cambio contextual y situacional. Esto implica la permanente accesibilidad de los usuarios a los contenidos, los cuales están disponibles para ser consultados en cualquier momento, atributo que ha sido facilitado por la aparición de herramientas como dispositivos móviles (tabletas, teléfonos inteligentes).

El aprendizaje ubicuo permite al docente relacionar las metas de aprendizaje con el contexto, ya que los eventos cotidianos se convierten en oportunidades formativas que fortalecen el pensamiento crítico, la capacidad investigativa, el trabajo colaborativo y la creatividad de los estudiantes (Burbules, 2012).

Debido a la necesidad de contar con acceso permanente a los contenidos y favorecer la ubicuidad del aprendizaje, aparecen herramientas tecnológicas que permiten hacer realidad estos procesos.


Un ejemplo significativo son los Entornos Virtuales de Aprendizaje (EVA). Salinas (2011) define los EVA, como espacios educativos que se encuentran alojados en la web, y están conformados por distintas herramientas que permiten la interacción didáctica mediada por tecnologías y la ejecución de actividades formativas de docentes y estudiantes.

Este concepto implica que los EVA tengan un componente tecnológico y un componente educativo.

Plataforma Aprende en línea
Figura 2. Componentes

Las características tecnológicas, así como su función educativa, son los elementos diferenciadores entre los tipos de EVA. Considerando la existencia de las múltiples alternativas existentes y las posibilidades de interacción que brinda cada una de ellas, es importante preguntarse siempre cuál es el tipo de EVA que mejor se adapta a las necesidades del entorno, proyecto o estilo de enseñanza que el docente pretende instaurar (Salinas, 2011).

Importante

El extendido uso de las plataformas educativas, ha permitido la implementación y creación de cursos de diversos tipos, como los cursos masivos abiertos y en línea (MOOC), los cuales son considerados una forma de EVA.

¿Qué es un MOOC?

Para Cabero, Llorente y Vásquez (2014) los MOOC son “Massive Online Open Courses”, que cuentan con las siguientes características (citando a Castaño y Cabero, 2013):

Debido a que los MOOC cuentan con cantidades masivas de participantes, la evaluación es un tema a considerar, ya que se hace difícil valorar el avance de los estudiantes. Por esta razón se han venido implementando instrumentos de evaluación con elementos de inteligencia artificial (Desenne, 2015). Entre las plataformas más famosas para crear MOOC estándar, se encuentran Coursera, Udacity, edX y Miriada, este último en español. [1]

A continuación se presenta un cuadro a manera de síntesis que recoge algunas ideas sobre los tipos de MOOC según el énfasis o intención educativa:

Plataforma Aprende en línea
Figura 3. Tipos de MOOC

Cabero et al. (2014) añaden un tercer tipo de MOOC, los tMOOC, los cuales están centrados en las tareas y reúnen características propias de los cMOOC y los xMOOC. En los tMOOC se hace hincapié en la resolución de las actividades de manera grupal o individual por parte del estudiante para ir avanzando a lo largo del curso. Estas actividades serán evaluadas bien sea por los pares o por el tutor.

La idea con los MOOC es que sean los mismos participantes quienes construyan el conocimiento a partir de sus experiencias y participaciones, en muchos casos incluso, las dudas son resueltas por los mismos miembros de la comunidad, sin que esto implique la falta de acompañamiento por parte de un tutor, ya que el curador de contenidos siempre está al tanto de lo que acontece en las discusiones para intervenir en caso que se requiera. Este método implica que los participantes van, a lo largo del tiempo, construyendo una reputación dentro del curso con base en sus participaciones. (SCOPEO, 2013).

Importante

Un MOOC permite a los participantes interactuar en un ambiente virtual con personas que comparten un objetivo común de formación. Esta modalidad implica que los estudiantes desarrollen capacidades de auto-regulación y adquisición de aprendizajes por cuenta propia, además fomenta la reflexión y el contraste de opiniones y conceptos mediante la creación de redes de conocimiento.

Después de esta breve exposición acerca de las principales características de los MOOC, es importante hacer referencia a las bases teóricas que sustentan la creación de estos espacios.

Siemens (2010) sostiene que las necesidades de aprendizaje han cambiado en los últimos veinte años, por lo tanto las teorías que describen los procesos de aprendizaje deben reflejar los ambientes sociales y considerar que el conocimiento crece rápida y exponencialmente con el correr del tiempo. Además enuncia el hecho de que el saber qué y el saber cómo, actualmente están siendo complementados por el saber dónde, lo que implica que el aprendiz ha de desarrollar la capacidad de buscar y encontrar el conocimiento requerido para su proceso de aprendizaje.

Para desarrollar sus ideas, Siemens hace referencia a tres teorías tradicionales de aprendizaje:

Plataforma Aprende en línea

Según el cual el aprendizaje tiene que ver con el cambio en el comportamiento de la persona

Plataforma Aprende en línea

Centrado en la concepción del conocimiento como construcción mental simbólica codificada para su posterior recuperación a largo plazo

Plataforma Aprende en línea

Considera a los individuos como constructores de su propio conocimiento a partir de experiencias, siendo ellos quienes crean significado activamente. El constructivismo tiene en cuenta que el aprendizaje es complejo y caótico, lo que hace que las aulas basadas en este paradigma sean más efectivas al preparar a los sujetos para el aprendizaje.


De acuerdo con lo propuesto en la teoría cognitivista, Zapata-Ros (2012) plantea que en esta corriente, el centro de la instrucción es la información y el profesor se encarga de transmitir los conocimientos que el estudiante recibe como ser cognitivo. De ahí que este enfoque se encuentre centrado en el currículo, en donde el aprendizaje avanza en consonancia con el contenido y los logros son evaluados en términos de cantidad de conocimientos adquiridos. El constructivismo por su parte, considera al estudiante como un individuo autónomo y autorregulado, que posee más control sobre su propio aprendizaje. En este punto el estudiante “construye” su conocimiento a partir de elementos, experiencias e ideas personales, atribuyéndole significado. Es así como el papel del profesor cambia, ya este comienza a participar en la construcción del conocimiento junto con el estudiante. (Zapata-Ros, 2012).

Sin embargo, Siemens afirma que estas teorías presentan ciertas falencias, entre las que se encuentra el hecho de dar protagonismo al aprendizaje como proceso que ocurre dentro de la persona, dejando de lado lo que acontece en el exterior, por ejemplo el aprendizaje mediado por la tecnología. Según el autor, es de gran importancia evaluar la pertinencia de aprender algo antes de iniciar el proceso de aprendizaje.

De acuerdo con estos planteamientos, Siemens sugiere una teoría alternativa adaptada a la era digital y enfocada en la habilidad de adaptarse a los cambios,  auto – organizarse y trabajar en red; el conectivismo. Esta teoría cuenta con ciertos principios, que en síntesis consideran que el aprendizaje y el conocimiento pueden encontrarse en dispositivos no humanos, dependen de la diversidad de opiniones, y se basan en procesos de conexión de fuentes de información especializadas. Estas conexiones deben ser constantemente actualizadas, alimentadas y mantenidas para garantizar un aprendizaje continuo. Además el conectivismo da prioridad a la toma de decisiones como proceso educativo, según el cual el usuario debe escoger qué va a aprender y dar significado a esa información.

Importante

Si consideramos lo expuesto anteriormente, aquellos ambientes virtuales que incluyen herramientas para facilitar la interacción entre estudiantes y docentes, el trabajo colaborativo y búsqueda de información por fuera del entorno propiamente dicho, contarían con ventajas al permitir al estudiante introducir elementos propios de su contexto y subjetividad, lo cual hace que el participante de la comunidad de aprendizaje sea artífice de su propio proceso formativo.

Volviendo ahora a los MOOC y en consonancia con lo planteado por Siemens, se encuentra que los cMOOC se centran en comunidades que crean conocimiento, no en la presentación de contenidos de manera formalizada, se basan en la idea de que el aprendizaje surge de la interacción, participación e intercambio de información mediada por la tecnología, en este sentido se puede hablar de una “red social de aprendizaje”; estos cursos pueden valerse de varias herramientas informáticas diferentes a los LMS, como son los blogs, redes sociales y wikis entre otros (Cabrero et al., 2014), lo que promueve el aprendizaje en comunidad.

Esta breve exposición, permite concluir que es fundamental que cada una de las herramientas tecnológicas utilizadas con propósitos formativos, considere los elementos formales, psicológicos y pedagógicos necesarios para asegurar un aprendizaje integral. Contar con los más avanzados recursos tecnológicos no es suficiente para garantizar un aprendizaje de calidad, ya que el diseño de los contenidos, la escogencia de las herramientas adecuadas para el propósito fijado, la formación de los tutores y el estudio juicioso de las necesidades y expectativas del público objetivo, son condiciones clave para lograr las metas propuestas.

En este punto interesa destacar lo enunciado por Onrubia, (citado en Zapata-Ros, 2012), quien caracteriza el aprendizaje en entornos virtuales como un proceso de construcción, mediante el cual el estudiante no solo aprende los contenidos presentes en el entorno de manera literal, sino que también ejecuta una reelaboración del contenido a partir de su propia estructura cognitiva. Esto implica la intervención de elementos como:

Nota Elementos anteriores que influyen en la calidad de la construcción de los aprendizajes.

Así pues, Onrubia afirma que los contenidos diseñados para el aprendizaje virtual, no solo deben contar con una “estructura lógica” entendida como la organización interna y formal del material, sino que también deben tener una “estructura psicológica” que permita adaptar este contenido a las condiciones personales de cada estudiante, para que este pueda en definitiva atribuir un sentido a este aprendizaje.

Importante

Por consiguiente, en el entorno virtual de aprendizaje, el estudiante debería poder construir dos tipos de representaciones, una representación sobre el significado del contenido que aprenderá y otra sobre el sentido que tiene adquirir ese aprendizaje.

Con lo dicho hasta aquí, y considerando los planteamientos realizados acerca del nuevo papel que han de tener tanto estudiantes como docentes en los entornos de aprendizaje apoyados con TIC, se puede predecir, con cierta seguridad, que a futuro se darán varios cambios a nivel personal e institucional. En este sentido es posible que cada vez más, las universidades fortalezcan su rol como generadoras de contenidos, y estarán encargadas de fortalecer las competencias y habilidades que deben desarrollar los profesores  para poder gestionar y diseñar mejores espacios y materiales de aprendizaje, por lo tanto se requerirá adoptar nuevas metodologías para  enseñar y aprender.

De igual modo, las instituciones y los usuarios deberán determinar cuáles recursos deberán ser usados en concordancia con los objetivos y metas que se desee alcanzar. Este diagnóstico debe guiar la elección, diseño e implementación del método y las estrategias de seguimiento y evaluación. Según Sloep y Berlanga (2011), debido a la rápida evolución de la tecnología, las instituciones deben estar en una vigilancia constante con el fin de realizar un análisis, expandir y renovar los servicios ofrecidos por las redes de aprendizaje.

En un futuro, la formación docente deberá enfocarse en el fortalecimiento del aprendizaje ubicuo donde la interacción con pares y expertos sea requisito para la construcción de conocimiento, un aprendizaje sin sede geográfica, de acceso permanente desde cualquier lugar, en cualquier momento y desde distintos dispositivos tecnológicos. De estas metas se derivan nuevos desafíos, ya que se hace necesario renunciar a las preconcepciones tradicionales sobre educación y a las relaciones que de allí se desprenden. No obstante, a partir de esta transformación, emergen oportunidades como la posibilidad de formación continua y el fortalecimiento del aprendizaje situado y contextual, en la medida en que los individuos buscan conocimientos que les permitan hacer frente a los las situaciones reales a las que se enfrentan.

No obstante las ventajas de los sistemas e-learning, es fundamental no sobredimensionar estas tecnologías ya que ellas por sí solas no determinan el éxito del proceso de enseñanza ni la calidad de los aprendizajes obtenidos por los estudiantes.    Estos sistemas  podrán ser aprovechadas si  el docente adquiere y desarrolla  disposición para diseñar contenidos teniendo en cuenta el público al que van dirigidos, los requerimientos de la sociedad actual, las herramientas tecnológicas disponibles y es capaz de comportarse  como , gestor, guía o facilitador del aprendizaje de sus estudiantes.

Importante

Para evitar contratiempos y desencantos, es importante considerar que la construcción del conocimiento es un proceso social, que en el caso del e-learning, el aprendizaje está centrado en el estudiante, y debe estar adaptado al contexto socio-cultural y al mismo tiempo trascender las fronteras del aula presencial y proponer nuevas estrategias metodológicas y didácticas.

Las necesidades de los individuos para lograr adaptarse a la sociedad del conocimiento deben ser priorizadas en el desarrollo y diseño de entornos alternativos de aprendizaje, es fundamental que la educación se enfoque en el desarrollo de habilidades y competencias que no son innatas en los individuos, por lo tanto se debe repensar cuáles son elementos que facilitarían el aprovechamiento eficiente de los recursos y herramientas presentes en el medio digital e incluirlas en los planes de formación.

Hay que mencionar además, que se hace imperioso que los aprendices desarrollen una actitud crítica frente a los contenidos que encuentran en los entornos virtuales de aprendizaje; son los mismos participantes quienes se encargan de nutrir estos espacios, y que muchas veces los contenidos construidos colaborativamente han sido permeados por el contexto y la subjetividad de quien realiza el aporte, se requiere el uso de estrategias individuales que permitan diferenciar la información relevante de la que no lo es, y tomar aquello que más le sea útil en su proceso formativo.

Recuerde que...

Las relaciones entre contenidos, conocimientos e información, así como el significado que se le dé a cada uno de los recursos, dependen de quien se apropie de esta información, dotando de sentido el proceso de aprendizaje.

Referencias

1 Principales plataformas MOOC