La Práctica Académica Integrada es la materialización del compromiso de la Universidad con la sociedad, y mediante ella se busca la aplicación de los conocimientos teóricos a situaciones socioeconómicas y culturales concretas, con el fin de lograr la validación de saberes, el desarrollo de habilidades profesionales y la atención directa de las necesidades del medio.