Miscibilidad y Solubilidad

  • Rubén Darío Osorio Giraldo
  • Facultad de Ciencias Exactas y Naturales
  • Universidad de Antioquia

Miscibilidad es un término usado en química que se refiere a la propiedad de algunos líquidos para mezclarse en cualquier proporción, formando una solución homogénea. En principio, el término es también aplicado a otras fases (sólidos, gases), pero se emplea más a menudo para referirse a la solubilidad de un líquido en otro. El agua y el etanol (alcohol etílico), por ejemplo, son miscibles en cualquier proporción.

Por el contrario, se dice que las sustancias son inmiscibles sí en ninguna proporción son capaces de formar una fase homogénea. Por ejemplo, el éter etílico es en cierta medida soluble en agua, pero a estos dos solventes no se les considera miscibles dado que no son solubles en todas las proporciones.

La solubilidad de un compuesto es la máxima cantidad del mismo que puede diluirse en un determinado volumen de disolvente, a una temperatura determinada.

Factores que afectan la solubilidad

  • Temperatura

    En general,  la solubilidad  de  sólidos en líquidos aumenta al aumentar la temperatura. Ello se debe a que estos procesos de disolución son, por lo común, endotérmicos (hay absorción de calor). Existen pocos casos en los que la solubilidad disminuye al aumentar la temperatura, un ejemplo es el Ca(OH)2 o cal apagada en agua.

    La solubilidad de un gas en un líquido y de un gas en un sólido siempre disminuye al aumentar la temperatura. La solubilidad de un gas en otro gas no se afecta por ningún factor y los gases se mezclan en todas las proporciones.

  • Presión

    La presión tiene efecto especialmente sobre la solubilidad de gases en líquidos. Por ejemplo, el gas carbónico, CO2, se disuelve a presión en las gaseosas y al destaparlas, se disminuye la presión y se expele el exceso de gas disuelto con relación a la nueva presión.

    La presión tiene poco efecto sobre la solubilidad de un líquido en un líquido y de un sólido en un líquido.

  • Naturaleza del soluto y del solvente

    Generalmente, una sustancia polar es soluble en un solvente polar y una no polar es soluble en un solvente no polar. Esto se expresa con la máxima: "Lo semejante disuelve lo semejante".

    El solvente polar más conocido y utilizado es el agua y entre los no polares se cuentan el benceno, ciclohexano, tetracloruro de  carbono, gasolina, thiner y el solvente 10-20;  estos tres últimos son mezclas de hidrocarburos.

    Algunas soluciones conducen muy bien la corriente eléctrica, otras son poco conductoras y  otras, no la conducen.

Última modificación: Friday, 19 de June de 2015, 17:47