e-Archivos de Patologia, Vol 1, No. 1 (1)

Tamaño de la letra:  Pequeña  Mediana  Grande

Apendicitis crónica

Luisito Arias, Paulina González

Resumen


A lo largo de la historia se ha considerado por gran parte del personal médico que la apendicitis es un proceso cuyas manifestaciones tienen un curso agudo e irreversible. No es de extrañar entonces que  la mayoría de clínicos y cirujanos desconozcan o nieguen la definición de apendicitis crónica en el contexto hospitalario. Concepto derivado, en gran medida, de que en el grueso de nuestras escuelas médicas se considera a la apendicitis como una enfermedad progresiva que avanza rápidamente de una inflamación aguda pasando por gangrena y necrosis para desencadenar finalmente en una perforación del tejido[i]. Todo esto, a pesar de que en pacientes con sintomatología característica de apendicitis aguda (dolor agudo en el cuadrante inferior derecho) muchas veces la hallazgos postquirúrgicos no demuestren signos de inflamación aguda macroscópicos o histológicos ( ). Más curioso resulta encontrar que ya desde finales del siglo XIX la literatura se encargara de este tema. La primera cita documentada acerca de la apendicitis crónica se encuentra  en el texto clásico Diagnostic Surgical Pathology de Sternberg. Luego, y para avivar la polémica de si existe o no la controvertida enfermedad, varios autores realizaron estudios encaminados a demostrar histológicamente su presencia.

Normalmente, hay colecciones de linfocitos en la pared muscular del apéndice, y se pueden ver escasas células plasmáticas o eosinófilos pueden verse en la mucosa. Obliteración fibrosa  de la punta apendiceal, sin importar la patogénesis, no causa síntomas. […] Muchos casos diagnosticados clínicamente como apendicitis crónica representan una apendicitis crónica recurrente. Si ocurrió gangrena, puede hallarse un muñón como remanente. En otros casos, en los que un proceso inflamatorio destruyó el músculo, se encuentra reemplazado por tejido fibroso. Si el proceso original fue superficial y confinado a la mucosa y a submucosa, pueden no hallarse cambios. Muchos casos diagnosticados clínicamente como apendicitis crónica no son más que apendicitis aguda recurrente, con hallazgos patológicos que dependen de si la apendicectomía se realizó durante una crisis aguda o en un período entre dos episodios agudos. El hallazgo de un incremento significativo de fibras nerviosas, células de Schwann, y ganglios aumentados de tamaño en casos con diagnóstico clínico de apendicitis aguda, puede indicar crisis repetidas de inflamación.

Ccon una prevalencia aproximada de 1-2% de todas las apendicectomías[ii], desde finales del siglo XIX se discutía acerca de su existencia; incluso hasta el día de hoy aparece como entidad con definición poco clara, siendo difícil encontrar bibliografía reciente sobre el tema.


Texto completo: PDF

e-Archivos de Patología, ISSN 0121-XXXX. Universidad de Antioquia, Facultad de Medicina, Departamento de Patología. Calle 64 No. 51D, HUSVP, bloque 13. Tel: 2634455 / Fax: 219 xx xx / e-archivosdepatologia@kidneypathology.com