Las cuatro dimensiones del despertar

Marco Antonio Coutinho Jorge

Resumen


A partir de la definición de los registros de lo imaginario y de lo real que es dada en 1974 por Lacan, podemos establecer una articulación bastante simple según el “ideal de simplicidad”[1] que él aspiraba para su enseñanza y precisa: lo imaginario es simplemente el sentido; y lo real, dice Lacan, es “el envés de lo imaginario”, es el no sentido, el sentido en blanco, el sentido ausente. En el texto “Nomina non sunt consequentia rerum”, Lacan precisa a ese respecto que: “Hay una cosa que, de todas formas, es cierta, si es que alguna cosa pueda serlo, es que la idea misma de real comporta la exclusión de todo sentido. No es si no en la medida en que lo real es vacío de sentido que nosotros podemos aprehenderlo un poco […]”.[2]


[1] Jacques Lacan, El Seminario, libro 10: La angustia, Rio de Janeiro: Jorge Zahar, 2005, pág. 30.

[2] Jacques Lacan, “Nomina non sunt consequentia rerum”, en Ornicar? 16, pág. 12.


Texto completo:

PDF
Resumen : 299 PDF : 466

Métricas de artículo

Cargando métricas ...

Metrics powered by PLOS ALM




Copyright (c)



Esta publicación hace parte del Sistema de Revistas de la Universidad de Antioquia
¿Quieres aprender a usar el Open Journal system? Ingresa al Curso virtual
Este sistema es administrado por el Programa Integración de Tecnologías a la Docencia
Universidad de Antioquia
Powered by Public Knowledge Project