Documento sin título

ARTÍCULO ORIGINAL / ORIGINAL ARTICLE/ ARTIGO ORIGINAL

 

La necesidad de una perspectiva fenomenológica acerca del cuidado en el currículo enfermero

 

The need for a phenomenological perspective on caring in the nursing curriculum

 

A necessidade de uma perspectiva fenomenológica a respeito do cuidado no currículo de enfermagem

 

 

Magdalena Agüero Caro1

 

1Enfermera, Magíster. Utopía, Chile. email: aguero.magdalena@gmail.com.

 

Fecha de Recibido: 20 de marzo de 2012. Fecha de Aprobado: 4 de febrero de 2013.

 

Subvenciones: Ninguna.

Conflicto de intereses: ninguno.

Cómo citar este artículo: Agüero-Caro M. The need for a phenomenological perspective on caring in the nursing curriculum. Invest Educ Enferm. 2013;31(1): 142-145.

 


RESUMEN

En este artículo se pretende reflexionar sobre la incorporación de la perspectiva fenomenológica del cuidado al currículo enfermero, teniendo en cuenta la orientación multirreferencial que la investigación en enfermería ha ido adoptando en los últimos decenios. Se aborda la relevancia de la percepción e interpretación subjetiva que hacen los enfermeros y los usuarios acerca del proceso que experimentan en una relación de cuidado como una experiencia fenoménica. Conocer y comprender la complejidad del mundo de los significados, tanto el propio como el del otro, facilitará en el estudiante la posibilidad de otorgar un cuidado situado en un espacio de encuentro entre estos dos mundos subjetivos.

Palabras clave: atención de enfermería; conocimiento; curriculum.


ABSTRACT

Herein, we reflect upon the incorporation of the phenomenological perspective of caring to the nursing curriculum, bearing in mind the multi-referential orientation nursing research has been adopting in recent decades. We addressed the relevance of the perception and subjective interpretation nurses and users make of the process they are experiencing in a caring relationship as a phenomenological experience. Knowing and understanding the complexity of the world of meanings, both one's own as well as that of another, will facilitate in students the possibility to provide caring situated within a meeting space between these two subjective worlds.

Key words: Nursing Care; Knowledge; Curriculum.


RESUMO

Neste artigo se pretende reflexionar sobre a incorporação da perspectiva fenomenológica do cuidado ao currículo enfermeiro, tendo em conta a orientação multirreferencial que a investigação na enfermagem foi adotando nas últimas décadas. Aborda-se a relevância da percepção e interpretação subjetiva que fazem os enfermeiros e os usuários a respeito do processo que estão experimentando numa relação de cuidado como uma experiência fenomênica.

Palavras chaves: cuidados de enfermagem; conhecimento; currículo.


 

 

Tradicionalmente la construcción curricular de los programas formativos en enfermería ha sido en la clásica forma de causalidad lineal, la lógica de explicar causa-efecto. Sin embargo, en las últimas décadas, la incorporación de la fenomenología en la investigación acerca de la interpretación y comprensión del cuidado, exige inscribir el trayecto de la enseñanza del cuidado en una lógica comprensiva, más que en una lógica exclusivamente explicativa como ha sido hasta ahora. Según Ferrer et al.1 la lógica explicativa resulta insuficiente para una comprensión acerca del cuidado como una realidad compleja que sobrepasa la lógica de lo causal.

La ciencia del cuidado se orienta cada vez más hacia el campo de los fenómenos, de las experiencias subjetivas del ser, en comprender la interpretación y el significado que cada quien le otorga a la experiencia de enfermar, de cuidar o de recibir cuidado.2 Teóricos de enfermería como Peplau, Paterson, Zderad, Orlando, Travelbee, Wiedenbach, y King, de la Escuela interaccionista; Rogers, Newman, Rizzo, de la Escuela del ser humano unitario; Watson Leininger, de la Escuela del cuidado (caring) entre otras, han fundado en la fenomenología una de sus importantes bases teóricas para avanzar en el conocimiento acerca del cuidado.3sas La investigación en el conocimiento enfermero que utiliza el método fenomenológico, enfatiza en la búsqueda del significado que las personas le otorgan a la experiencia vivida y a su comprensión, como también al conocimiento y mejor entendimiento de quien es el sujeto del cuidado.4 Para Fernández de Freitas et al.5 enfermedad y cuidado, en sus diversos aspectos, pueden ser resignificados por el prisma de la fenomenología existencial de Heidegger6 y ser comprendidos fenomenológicamente en la perspectiva de quien vivencia estos fenómenos.

La búsqueda de comprensión de las respuestas multidimensionales de las personas ante la enfermedad, teniendo presente que todas las personas construyen o elaboran una representación mental única y singular de ésta, aun cuando compartan el mismo diagnóstico médico, es una línea de investigación que ha alcanzado escaso desarrollo en Chile y en muchos otros países de Latinoamérica. El currículo enfermero, más orientado hacia la formación técnica que a la formación práctica, otorga actualmente muy poco espacio a la comprensión de las experiencias fenomenológicas del ser del estudiante o del paciente. El mayor énfasis sigue puesto en las relaciones causales de los procesos que en la comprensión de los fenómenos en su totalidad. Sin embargo, es preciso que los centros formadores reflexionen acerca de la experiencia de cuidar como fenómeno esencialmente humano, que puede tener múltiples interpretaciones y al que podemos llegar mediante diferentes procesos cognoscitivos.7

El cuidado es el fenómeno de interés de la disciplina para la construcción del conocimiento enfermero y es, o debería ser, el eje central de la formación profesional en cualquier tipo de currículo. El desarrollo de las ciencias de la cognición, de la educación y del cuidado en enfermería nos plantea el desafío de una revisión crítica continua acerca de cómo enseñamos lo que enseñamos, además del consabido qué, para qué y por qué. Desde la perspectiva fenomenológica, la relación de cuidado es un espacio de reciprocidad intersubjetiva, con interacciones complejas y múltiples, donde los fenómenos multidimensionales necesitan ser comprendidos por el enfermero. El enfoque multirreferencial con el cual actualmente se aborda la educación,8 permitiría promover la diversidad, transversalidad, amplitud y globalidad en el análisis y en la interpretación de la complejidad de las situaciones de cuidado en las que se conjuga, en un solo fenómeno, la teoría y la praxis y en las que se pone en evidencia la subjetividad de la naturaleza humana. Desde esta multirreferencialidad que considera la incorporación de múltiples referentes teóricos, irreductibles unos a otros, con sus modos de producción, con conceptos y lenguajes propios que deben ser respetados, se toman en cuenta algunos conceptos acerca de la relación entre el conocer y la experiencia fenomenológica, que a su vez permiten proponer que toda organización curricular sea capaz de asegurar que los estudiantes experimenten la enfermería integrada a su proyecto de vida personal, desarrollando una actitud interna a partir del significado que le otorguen a dicha experiencia.

Para Maturana,9 el comprender es inseparable de la experiencia humana, ya que todo el reordenamiento racional cognitivo que pueda construirse, descansa en premisas tácitas que han sido proporcionadas por la experiencia inmediata. Según Varela10 los planos racional y afectivo del conocimiento son dominios inseparables, ambos originados en la experiencia humana, la experiencia fenomenológica; y por último, para Morin,11 el pensamiento complejo ofrece una nueva perspectiva de relevancia para la reconceptualización de la formación humana en este nuevo siglo, favoreciendo la integración de las dinámicas subjetivas e intersubjetivas articuladas a través del lenguaje, de la comunicación e interacción y de la interpretación y comprensión de los fenómenos perceptivos. Incorporar la indagación fenomenológica acerca del cuidado en el proceso formativo de los estudiantes de enfermería les permitirá descubrir el significado que cada persona le está otorgando a su experiencia de enfermar, morir o de estar sano,12 lo cual regula su comportamiento frente a la enfermedad, haciendo que para el resultado puede ser desde un simple cumplimiento del tratamiento a una mejor adhesión al mismo.13 Para Yonteff,14 el campo fenoménico de cada sujeto incluye sus percepciones, creencias y un sistema de cognición que constituye la estructura del yo, por lo que en la vivencia del cuidado, la información proveniente del sistema perceptivo-cognoscitivo debe ser escuchada y comprendida por el cuidador.

Según Travelbee,15 la indagación fenomenológica que haga el enfermero, le permitirá construir un espacio de encuentro en la relación de cuidado, en el que junto con el usuario o paciente puedan manifestarse a partir de sus propios significados acerca de la experiencia de cuidado. Oliva16 afirma que el aprendizaje de la indagación fenomenológica exige la fusión de teoría y praxis como una experiencia global que amplía nuestros dominios. Es usual que en las consultas de enfermería no se le pregunte al paciente acerca de significado que él le otorga a su enfermedad, a tener que seguir un régimen terapéutico, a asistir a controles de salud o a iniciar cambios de estilos de vida. Lo anterior es agravado porque generalmente todas las personas construyen una representación mental de la enfermedad que no es revelada a los profesionales de la salud, al igual que las emociones que acompañan a la misma. En el modelo cognitivo - perceptual de Leventhal et al.11 acerca de la representación mental de la enfermedad, se basa en la exploración de los significados e interpretaciones que se encuentran en el campo fenoménico y se plantea además que, para lograr la adherencia al tratamiento, es necesario que la actuación del enfermero surja a partir del conocimiento del campo fenoménico del paciente. Esto significa, conocer y comprender el procesamiento de las reacciones o respuestas emocionales provocadas por el significado que se le otorga a la enfermedad y la puesta en práctica de estrategias de afrontamiento para las mismas.

En conclusión, la integración de múltiples referenciales teóricos al campo de la enseñanza del cuidado enfermero y, en particular de aquellos que toman de base a la fenomenología, conforma una red de conexiones e integraciones inseparables e irreductibles que, contextualizadas en una realidad social, permiten la construcción de conocimientos orientados a significar la experiencia del cuidado en cada estudiante. El empleo de la perspectiva fenomenológica en la aproximación a la experiencia de cuidar, le permitirá al estudiante comprender el significado y la interpretación que el usuario o paciente hace de la experiencia fenoménica de estar sano, enfermo o de enfrentar el morir, para así poder gestionar un cuidado humano; y, a su vez, alcanzar en lo personal un desarrollo madurativo al comprender en libertad, en su propio mundo, el significado de cuidar; desplegando una actitud interna a partir de una mayor comprensión sobre la existencia humana y también del ser enfermero, valorando la subjetividad y la intersubjetividad, en una relación de cuidado.

 

REFERENCIAS

1. Ferrer V, Medina JL, Lloret C. La complejidad en enfermería. Profesión, gestión, formación. 1sted. Barcelona: Laertes S.A. de Ediciones; 2003.

2. Neil MR, Watson J. Filosofía y ciencia del cuidado. In: Marriner A, Raile M. (Ed). Modelos y teorías en enfermería. 5th ed. Madrid: Elsevier España, S.A; 2003. p. 145-64.

3. Marriner A, Raile M. Modelos y teorías en enfermería. 6Th ed. Madrid: Elsevier España, S.A, 2007.

4. Silva LF, Damasceno MMC, Moreira RVO. Contribuição dos estudos fenomenológicos para o cuidado de enfermagem. Rev Brás Enfermagem. 2001; 54(3):475-81.

5. Freitas GF, Merighi MAB. Fernandes MFP. La interface entre la fenomenología y el cuidado de enfermería. Index Enferm. 2007; 16(58):55-8.

6. Heidegger M. Ser y Tiempo. 2nd In: Rivera J E (Trad). Madrid: Editorial Trotta; 2009.

7. Medina JL. La pedagogía del cuidado: Saberes y prácticas en la formación universitaria en enfermería. Barcelona: Laertes Ediciones S.A.; 1999.

8. Souto M. Hacia una didáctica de lo grupal. Buenos Aires: Miño y Dávila Editores; 1993.

9. Maturana H. Emociones y lenguaje en educación y política. 1st ed. Santiago de Chile: CED; 1990.

10. Varela F. ética y acción. 2nd ed. Santiago de Chile: Dolmen Ensayos; 1999.

11. Morin E. Introducción al pensamiento complejo.1st ed. Barcelona: Gedisa, 2001.

12. Echeverría R. La indagación fenomenológica. 1a ed. Buenos Aires: Ediciones Granica S.A; 2007.

13. Leventhal H, Leventhal EA, Cameron L. Representación mental de la enfermedad y sus efectos: Un modelo cognitivo perceptual. In: Baum A, Revenson TA, Singer JE. (Eds.). Psicología de la salud. New Jersey: Lawrence Erlbaum Ed.; 2001. p.19-48.

14. Yonteff G. Proceso y diálogo en psicoterapia gestáltica. 2nd ed. Santiago de Chile: Cuatro Vientos; 1997.

15. Travelbee J. La comunicación con los pacientes. In: Doona ME, Travelbee J. (Ed). Intervención en enfermería psiquiátrica. 2nd. Bogotá: Talleres gráficos de Carvajal S. A; 1982. p. 79-94.

16. Oliva I. Aspectos contextuales y epistemológicos para una transformación educativa. Complexus. Ciencia, arte y estética. 2007; 3 (1):87-97

 

Abstract : 348

Article Metrics

Metrics Loading ...

Metrics powered by PLOS ALM


Esta publicación hace parte del Sistema de Revistas de la Universidad de Antioquia
¿Quieres aprender a usar el Open Journal system? Ingresa al Curso virtual
Este sistema es administrado por el Programa Integración de Tecnologías a la Docencia
Universidad de Antioquia
Powered by Public Knowledge Project